Caasiopeia 동방신기

Caasiopeia 동방신기

23 jun. 2017

Camino al Amor ♥ Destino 05



Segunda Temporada (Capitulo 12)



Destino 05

“Es el Destino”

--->

Yoochun limpio sus lágrimas, lo estaba haciendo por la felicidad de Junsu y mientras el fuera feliz él lo seria, después de todo ya sabía cómo era vivir sin él, solo debería seguir así...

Solo había una cosa más por hacer y era llevar a Junsu a su casa, ya después junto a Minho, el arreglaría todo el problema que se había armado con su familia.

Yoochun saco su teléfono y después de serenarse un poco más marco el teléfono del padre de Junsu...

- entonces vendrán mañana temprano?

Aquella era la voz del padre de Junsu, podía notarse muy entusiasmado...

- si – esta era la voz de Yoochun
- de verdad, vas a traerlo?, ¿de verdad?
- si señor, mañana volverán a tener a Junsu en casa
- a que hora llegaran?
- alrededor de las 10
- está bien, los esperaremos entonces, muchas gracias hijo mío...

El papa de Junsu no colgó rápidamente y Yoochun pudo escuchar cómo les decía a los demás que llegaban mañana, todo este sufrimiento valía la pena si es que podía hacer feliz no solo a Junsu sino también a su familia, aquellos que lo había tratado como a un hijo...

<---

Justo al lado de la estación del tren había un hotel, Yoochun, Junsu y Minho fueron allí, Minho parecía no querer despegarse del castaño, Yoochun podía ver que realmente estaba arrepentido, pero eso no evitaba que le tuviera una rabia tremenda. La manera en que había abandonado a Junsu jamás se lo iba a perdonar, si solo Junsu no lo amara, quizás si eso pasara no solo podría ser feliz a su lado, sino también podría golpearlo...

- este hotel no parece de 5 estrellas? – dijo Minho
- mientras no sea otro hotel Decente – dijo Yoochun

Aquello hizo que Junsu sonriera, Minho vio como Yoochun también reía, después de eso vino una especie de mirada de complicidad, aquello no le gustaba, pero por ahora no podía decir nada, después de todo Yoochun lo había ayudado a regresar con Junsu, aunque no solamente de eso. Yoochun le había mostrado lo basura que había sido, al mismo tiempo le había hecho notar cuan enamorado estaba de Junsu...

Aunque igual se preguntaba cómo y dónde Junsu se había conocido con Yoochun...

- reserve tres habitaciones – dijo Yoochun repartiendo las llaves – mañana saldremos hacia el pueblo a las 9

Junsu no dijo nada...

- no te...
- no te preocupes...

Minho le había quitado la palabra de la boca y Yoochun solo cayo...

- vamos a arreglarlo todo – dijo Minho tomando las manos de Junsu – vas a ver que la final del día todo va a estar bien

Junsu asintió, en ese momento Minho se acercó a él para besarle y Junsu por instinto volteo el rostro dejando que este le dé un beso en la mejilla, en ese momento volvió el rostro para ver a Yoochun y este había desviado la mirada...

- buenas noches...

Yoochun salió de allí, no quería ni necesitaba ver demostraciones de cariño...

Junsu lo vio irse y no pudo, aunque quiso detenerlo...

- lo mejor será que nosotros también nos vayamos a dormir, mañana va a ser un día largo – dijo Minho
- si

Ambos se fueron a sus respectivos cuartos y al llegar a estos trataron de dormir...

Al menos Minho pudo, pero Junsu moría de nervios, en la mañana debería enfrentar a su familia después de todo lo que había hecho, aunque eso no era lo único que le preocupaba, no podía sacarse la imagen de Yoochun de la cabeza, desde que lo volvió a ver todo fue distinto, después de aquel abrazo, ¿que era lo que estaba sintiendo?, lo más seguro era que estaba confundido, si, eso debería ser, estaba confundido por las atenciones que el pelinegro que le daba, después de todo Yoochun era todo lo que alguien podría desear y más, inclusive se lo había dicho una vez...

“puedes tener a cualquier persona que desees, mírame a mí, ósea ya sé que voy a casarme con Minho, pero imagínate si el no existiera, caería a tus pies al instante, puedes imaginártelo?”

Ahora podía imaginarlo...

*/*

Para Yoochun dormir tampoco había sido fácil, no podía dejar de pensar en Junsu y todos aquellos sueños que se había hecho trizas...

Sintió su corazón doler y supo que ya debería empezar a resignarse, antes de que se siga haciendo más daño...

--->

Como habían quedado, todos se habían levantado a las 9 para partir hacia la casa de Junsu, Yoochun había rentado un auto y ahora se dirigían allí...

Habían pasado todo el viaje en silencio, Junsu se la paso mirando por la ventana y cada intento de conversación que Minho trataba de empezar solo le respondía con monosílabos, al menos su “novio2 lo entendía, estaba asustado por lo que podría enfrentar al volver a casa. Yoochun por su parte no tenía nada que decir, solo se concentraba en manejar...

- llegamos...

Aquella había sido la primera palabra que pronuncio desde de que subieron al carro...

Junsu miro hacia delante, las puertas de su gran casa se abrieron para recibir al auto y Junsu cerró los ojos y los abrió al instante, en ese momento los invadió la música y muchas personas gritando...

Habían adornado toda la entrada de la casa, por cada metro que el auto avanzaba veía más y más adornos, al igual que más gente, toda su familia estaba allí, sus primas, sus tíos, eran muchos los Kim y al parecer se habían reunido todos...

- que está pasando? – pregunto Minho asustado por toda la algarabía
- su hijo vuelve a casa después de 9 meses...

Yoochun podía entender la celebración que había preparado, después de todo el sufrimiento que habían pasado, volver a ver a Junsu, volver a tenerlo en casa era su mayor felicidad...

Junsu sonrió de felicidad ante todo lo que su familia le había preparado...

El auto siguió avanzando hasta la entrada, allí, Junsu pudo notar a sus padres, A sus tíos más cercanos, a sus primos pequeños y a su hermana, Junha...

El auto estaciono y Junha fue la primera en correr hacia el

Ella abrió la puerta de atrás y Junsu salió del auto, al instante podía ver a su prima, bueno más era como su hermana, con los ojos llorosos tirarse encima de él y abrazarlo, Junsu le devolvió el abrazo con la misma intensidad y la misma felicidad...

Al instante su madre también corrió hacia él y la envolvió en un abrazo que lo hizo llorar...

- mi bebe – le dijo su madre mientras lo abrazaba – mi bebe esta devuelta

Por otro lado, Yoochun bajo del auto y al instante fue abordado por el tío de Junsu, ese que casi lo había golpeado cuando lo habían ido a buscar a su empresa...

- hijo...

Que le dijera hijo lo había sorprendido, pero se sintió agradecido por eso...

- no creía que cumplirías con tu palabra, no creí que nos traerías a nuestro Junsu de vuelta casa

El tío lo abrazo...

- por mostrarme mi equivocación, te has ganado mi corazón...

Yoochun sonrió respondiéndole al abrazo...

- nos has hecho muy feliz, que dios te bendiga hijo!

Aquello era más de lo que podía merecer...

Junsu siguió saludando a todos, fue hasta su abuela para abrazarla mientras esta lloraba a mares...

- abuelita....
- gracias a dios mi nieto ha vuelto a casa...

Su abuela le dio tres veces, una en cada mejilla y otra en la frente...

Yoochun paso a ser agradecidos por todos, el padre de Junsu también lo abrazo, estaba llorando, imaginaba que era por la felicidad...

- gracias hijo...

En ese momento Yoochun iba a decir unas palabras, pero vio a Junha correr hacia él y envolverlo en un abrazo, aquello lo había dejado lelo...

¿Acaso Junha no lo odiaba?

- bien hecho cuñado!

Yoochun no entendió...

- pensaban que su secreto no sería revelado?, ¡pues no lo creo cuñado!

Junha le estaba sonriendo y encima lo estaba llamando cuñado!!

A Yoochun le iba a dar algo, busco a Junsu con la mirada y Junha se le puso en frente, verla así de juguetona era muy extraño...

- míralo pues – dijo ella – no puedes quitar tus ojos de él ni por un segundo!, ¡está bien!

Junha corrió hacia Junsu y lo trajo de la mano a su lado, ambos se miraban sin entender lo que estaba pasando...

- aquí esta – Junha puso de la mano de Junsu junto a la de Yoochun – estas feliz ahora cuñado?

Todos los rodearon felices, su madre los abrazo y los beso a cada uno en la frente...

- sean bendecidos, hacen una pareja hermosa!, están hechos el uno para el otro...

En ese instante empezaron a abrazarlos y llenarlos de felicitaciones, Junsu quería decir algo, pero sus familiares lo interrumpían una y otra vez...

Al parecer todos estaban confundidos y pensaban que Yoochun y Junsu eran esposos y que se habían casado...

Y Minho estaba dentro del carro aun, viendo todo lo que pasaba sin entender nada...

- el cuñado trajo un amigo! – grito uno de sus primos
- que salga, que salga – gritaron otros

En ese momento Minho fue sacado del auto...

- bienvenido, bienvenido! – le dijeron – no sientas vergüenza!

Minho no dijo ni una sola palabra, estaba tan confundido, fue llevado hacia donde estaban todos y vio que Junsu y Yoochun estaban de la mano...

- coman esto...

La madre de Junsu tenía un pequeño bol de carne y se las dio a morder a Junsu y Yoochun, una mitad cada uno, Minho solo miraba aquellas escenas furioso, lo peor es que no podía hacer nada...

- el amor se fortalece comiendo la mitad del otro – dijo su madre

Junsu y Yoochun querían que se los tragara la tierra

- tienes que decírselo – le dijo Yoochun a Junsu en voz baja...
- que sucede?

Junha había aparecido de nuevo en frente ellos y no estaba sola, sus demás primas estaban junto a ella...

- cuñado contrólate por favor!

Yoochun rió...

- Wao – dijo Junha – estoy anonadada, que sonrisa...

Junha parecía otra y eso era porque ahora sentía a Yoochun como parte de la familia, ya que, al estar casado con su hermano, se volvía también su hermano, además se notaba que amaba a Junsu y que se casara con el después de haberse fugado juntos era más que agradecer, aunque era muy chapada la antigua, solo quería la felicidad de su hermano...

- niñas por favor! – le dijo la madre de Junsu – no los molesten mucho...
- mama – dijo Junsu – podemos hablar?
- después hijo, ahora lo que tenemos que hacer es ir a que saluden al abuelo...

Aquello lo dejo frió, se había olvidado de su abuelo...

Yoochun y Junsu fueron empujados hacia dentro de la casa, detrás de ellos toda la procesión de la familia, Minho caminaba también detrás, necesitaba saber que estaba pasando...

Estaban a punto de entrar a la casa, pero Junha se paró en frente de ellos...

- no, no, no!, así no van a entrar, se fueron de aquí cogidos de la mano, así que tienen que entrar igual...

Yoochun y Junsu se miraron...

- están muy tímidos hoy, pero esa noche estaban muy felices...

Nuevamente Junha unió sus manos y esta vez ambos la apretaron sin darse cuenta...

- ahora si!, entren por favor...

Junha les cedió el paso y ambos entraron, Junsu intento querer hablar con su madre de nuevo, pero esta no le dejo, debían saludar al abuelo primero...

- vamos cuñado, no tienes miedo ahora verdad?

Junha rió y empujo a los “tórtolos” al salón, donde estaba el abuelo sentado en su silla, serio como siempre...

Minho se adelantó, para estar en primera fila y ver lo que estaba pasando...

- hola abuelo – dijo Junsu
- abuelo... – Yoochun lo imito
- silencio...

La voz del abuelo era muy gruesa y asustaba...

- cuando los vi por primera vez lo entendí todo, a mi edad un vistazo es suficiente para darse cuenta lo que está sucediendo entre dos personas. ¡Se los pregunte en un principio y ambos me mintieron! Y supongo que huir fue idea tuya – dijo mirando a Junsu, este agacho la cabeza – es verdad, ¿o no?

Junsu asintió...

- ya vez, lo sabía, de los dos, tu eres el más atrevido, de todos modos, un error puede ser perdonado una vez, una sola vez!

Todos estaban atentos, pero Minho aun asimilaba las palabras “huir juntos” ...

- han cometido un error y han ganado también el perdón, de aquí en el futuro no quiero que cometan más errores o que me den más sustos, entendieron?

Yoochun y Junsu asintieron...

El abuelo le hizo una seña a Yoochun y este se acercó a él, el abuelo lo agarro de los dos brazos acercándolo a él...

- hijo mío, tienes que cuidarlo – hablando de Junsu – él es la locura de esta familia, nos ha dado muchos problemas y estoy seguro que te traerá muchos problemas también, pero no somos nada sin el...
- lo sé...
- bienvenido de nuevo a la familia hijo mío...

El abuelo abrazo a Yoochun y este le correspondió al abrazo con la misma intensidad...

Aquello lo hacía feliz, no importa que todo sea una confusión, nada lo haría más feliz que estar casado con Junsu...


Pero, ¿cómo harían ahora para salir de aquel enrollo?

20 jun. 2017

Camino al Amor ♥ Destino 04




Segunda Temporada (Capitulo 11)


Destino 04

“Cuando se ama”
(Segunda Parte)

--->

La noche había sido muy larga, Yoochun lo había puesto al día sobre todo lo que había pasado en su vida después de que se despidieran, lo que más le alegraba era saber que de alguna manera había empezado a reconciliarse con su madre, aquello le daba esperanza, quizás su familia también podía perdonarlo...

- aun quieres seguir durmiendo?

Yoochun apareció en frente suyo, llevaba puesto un bivirí y tenía el cabello mojado, aquella imagen eran tan....

Junsu se encogió en la cama...

- si aún quieres dormir podemos pedir que traigan el desayuno

Junsu negó con la cabeza, no podía hablar sin dejar de mirarlo, al parecer también se había olvidado de respirar...

- bueno – dijo Yoochun – voy a cambiarme, puedes darte una ducha mientras...

Junsu asintió con la cabeza y ni bien este salió del cuarto, empezó a respirar, aquello había sido demasiado para él, Junsu sacudió su cabeza y se levantó de la cama...

Tenía que dejar de pensar en Yoochun de esa manera, además el aun amaba a Minho, aunque por este jamás había sentido aquello que sintió cuando vio a Yoochun de esa manera, siempre había visto su amor hacia Minho como algo muy puro, quizás ese amor solo existió en su imaginación, en aquella vida que él pensaba que era perfecta y que nada malo la podía terminar, pero en esta realidad Yoochun estaba a su lado y no Minho, las cosas que Yoochun le estaba haciendo sentir eran reales, tan reales que lo estaban asustando...

<---

Después de que ambos se cambiaran, habían bajado al restaurant para tomar desayuno...

- compre el boleto del tren para hoy en la noche, así podremos llegar a tu casa mañana
- tengo miedo – dijo Junsu
- tu familia te ama Junsu, te aman tanto como para perdonar tus errores, te aman tanto... – “Como yo” pensó Yoochun – que van a recibirte con los abrazos muy abiertos...

Junsu sonrió y siguió tomando su jugo, Yoochun por su parte no pudo dejar de mirarlo, al menos por unos segundos más, lo amaba tanto que sentía que su corazón iba a explotar.

La noche anterior, justo en el momento en que Junsu se lanzara sobre él había tenido que reprimirse de manera que el castaño no notara todo lo que estaba sintiendo por él, cuantas ganas había tenido de besarlo, de abrazarlo hacia su cuerpo y no soltarlo nunca, lo amaba y quizás el destino les estaba dando una oportunidad...

- en que piensas?

Junsu lo había sorprendido mirándolo, pero al parecer había pensado que tenía la mirada perdido pensando en algo...

- estaba pensando en todo lo que vamos a hacer ahora
-que es todo?
- bueno estaba pensando en pasear en bicicleta, ir a patinar
- podemos ir al museo!

Junsu volvió a sonreír y aquello le devolvió vida a su rostro, Yoochun podía verlo de nuevo como la primera vez, volviendo a entusiasmarse por cualquier cosa pequeña que pasara a su alrededor, porque ese era el Junsu del cual se había enamorado, aquel muchacho enamorado de la vida, una personita que amaba todo y aunque haya tenido que pasar por cosas muy duras, estaba seguro que volvería a ser el mismo...

--->

Aquel día se había pasado tan rápido, después de desayunar habían ido a caminar por la ciudad, Junsu quien conocía aquel lugar le contaba acerca de todo lo que él quería saber, después de eso había paseado en bicicleta por horas, había almorzado en puesto de comida en un mercado y Yoochun había quedado fascinado nuevamente por los manjares del lugar, Junsu lo había tenido que sacar a rastras del puesto de comida, después de eso había ido al museo, allí había visto todo el lugar y de paso había un observado una danza oriunda de Busan, habían terminado el paseo sentados en el muelle...

Aquel momento se parecía mucho a aquel día en que Junsu lo había hecho saltar hacia el rio...

- esta vez no querrás saltar verdad?
- si fuera el Junsu de antes quizás...
- para mí siempre serás el mismo
- también quisiera pensar lo mismo...

Sin darse cuenta Junsu había empezado a derramar unas lágrimas y Yoochun lo dejo ser...

Siempre supo que Junsu había tenido una historia en su vida y aunque dicha historia no haya sido las más feliz para él, sabía que Junsu debía soltar esa mochila con el pasar del tiempo y para eso siempre iba a estar a su lado...

Yoochun cogió su mano y entrelazo sus dedos...

Junsu lo miro...

- siempre voy a estar contigo, no importa que pase y lo que decidas, siempre voy a estar allí, tanto como quieras...

Junsu derramo unas lágrimas más y apretó el agarre en la mano que tenía entrelazada...

Su corazón latía de una manera desembocada y quería creer que era porque había empezado a olvidar...

Aunque en el fondo no sea totalmente por esa razón...

<---

La noche había caído y era de partir en tren hacia el pueblo donde estaba la familia de Junsu, llegaron en auto hasta la estación, pero justo en el momento que estaban aparcando escucharon el sonido del tren...

- escuchaste?

Junsu asintió y ambos se miraron, sonrieron y salieron corriendo del auto...

El tren había empezado a hacer esos ruidos que hace cuando está empezando su marcha...

Yoochun corría delante de Junsu...

- vamos que perderemos el tren!

Junsu corría detrás de él lo más rápido que podía...

- vamos Junsu!

Yoochun llego a donde estaba el tren y este había empezado a avanzar, gracias a dios el tren siempre empezaba su recorrido de manera lenta, Yoochun subió por una de las puertas abiertas y extendió su mano para que Junsu la tomara...

- toma mi mano!

Al castaño le costó, pero puedo llegar a tomar la mano de Yoochun y este lo jalo hacia dentro, ambos empezaron a respirar con cansancio por toda la corrida hasta allí...

- pensé que perderíamos el tren – dijo Junsu
- pero no lo hicimos
- puedes creer que llevo soñando toda la semana que pierdo el tren una y otra vez, lo peor es que siempre termino corriendo detrás de este!
- pero esta vez no lo perdiste...
- no

Ambos sonrieron y fueron a sentarse a unos de los vagones libres...

Como en los viejos tiempos...

Ya acomodados Yoochun empezó a sonreír y esta vez fue Junsu quien se quedó observándolo...

- te quieres mucho, ¿verdad?

Yoochun sonrió aún más ante esa pregunta...

- obvio! – respondió este – soy mi persona favorita, además como alguien una vez me dijo “No necesitas ser nadie más que tú mismo, la persona que te quiera te querrá por eso”

Junsu sonrió una vez y luego su rostro se ensombreció un poco y Yoochun sabia él porque....

- no tienes nada de que preocuparte – aquello lo decía por su familia – así que tranquilo ok?

Junsu rehuyó su mirada...

- ok?

Junsu sonrió y asintió...

Yoochun le toco la nariz con su dedo y Junsu quiso hacer lo mismo, pero Yoochun rápidamente hizo unos movimientos de karate para defenderse, lo cual claramente hizo que ambos empezaran a reír a carcajadas...

<---

El tren aparco en la estación y ambos bajaron de este...

- vamos a buscar un hotel y mañana saldremos temprano a tu casa...
- aún tengo miedo, no sé cómo les hare frente
- solo debes volver a casa, yo estaré junto a ti en todo momento

Junsu asintió y por instinto tomo la mano de Yoochun...

Iban a seguir avanzando, pero algo, mejor dicho, alguien los detuvo...

- Minho...

No solo Junsu estaba sorprendido, ninguno había esperado ver a Minho allí, frente a ellos...

Cada paso que dio hacia ellos fue como una daga que se clavaba en el corazón de Yoochun, un corazón que había pensado que su anhelo ahora tenía oportunidad...

- podemos hablar?

Aquella pregunta había sido para Junsu, Yoochun podía ver como este lo miraba, podía ver que sus sentimientos hacia aquel hombre aún no habían terminado, lo que lo lastimo más fue que Junsu había soltado su mano...

- que quieres? – dijo Junsu
- dame 5 minutos, solo 5 minutos por favor...

Yoochun y con todo el dolor que podía estar sintiendo camino lejos de ambos para dejarlos solos...

Junsu vio cómo se alejaba y sintió un impulso de seguirlo, pero no lo hizo y al no hacerlo no sabía que quizá se arrepentiría de no hacerlo...

- no tenemos nada de que hablar
- por favor escúchame
- no quiero hablar contigo
- cometí un error!, créeme, ¡lo sé!, no tuve el coraje para hacer frente a todo lo que paso, para tomar tu mano, estos últimos meses me comporte como pensé que era mejor, como una persona egoísta y práctica, pensando en todo antes de sentir, aunque sabía que todo lo que te hice estaba mal, yo pensaba que en el fondo estaba bien, pero la única verdad es que ese día llegaste a mi tan de repente y yo me asuste, no pude afrontarlo, pensé en mi madre, en mi padre, la sociedad, la religión, ¡pero al infierno con eso ahora!, nada de eso me importa ya,
- me dejaste solo, desamparado y ahora vienes después de nueve meses diciéndome que cometiste un error, que fácil, ¿no?
- la verdad que no, es muy duro, pero te amo y ahora podemos hacerlo funcionar, has pasado por muchas cosas y solo, pero ahora todos tus problemas serán también míos, te vamos a tu casa, yo hablare con tus padres, con tus tíos, con todos, lo hare bien esta vez Junsu, te lo prometo...

Junsu había soñado con escuchar esas palabras durante meses y ahora no sabía que sentir, estaba tan confundido, su cabeza era un lio completo, Minho había vuelto a él y decía que sus sueños se volvería realidad al menos aquellos sueños que siempre tuvo...

--->  </3

Yoochun estaba mirando las vías del tren mientras pensaba, más que eso se estaba dando cuenta de que el amor de Junsu hacia Minho no había terminado, sus anhelos ya no tenían sentido, aunque como siempre para él lo único que importaba era la felicidad de Junsu, sea cual sea...

- porque tuvo que volver ahora?!, todo estaba bien!

Yoochun volteo y vio a Junsu parado detrás suyo, Minho lo esperaba sentado en una de las bancas de la estación, esperando su respuesta...

- ya es tarde, es demasiado tarde para los dos, nada puede pasar ahora, es muy tarde...
- sabes, mis padres nunca se amaron, pasaron su vida amando a alguien más y por culpa de eso, yo he sufrido toda mi vida, ellos podían llevarse bien el trabajo, pero en casa – Yoochun movió los hombres en señal de que nada – eran como dos desconocidos y yo siempre preguntaba, porque se casaron?, deberían haber escuchado su corazón, así hubieran estado mejor, por eso Junsu, solo escucha tu corazón y todo saldrá bien...
- que quieres decir?
- nadie recordara estos nueve meses cuando los años hayan pasado...
- jamás pensé que te pondrías de su lado

Yoochun sonrió, aunque tenía unas ganas inmensas de llorar...

- también estoy de tu lado Junsu, pero, tú y Minho están del mismo lado ahora...
- pero...
- es simple Junsu, aquellos que se aman deben estar juntos, solo entonces todos serán felices...
- y tú?

Aquello le había salido del fondo de su corazón...

Yoochun sentía que sus ojos se cristalizaban, pero lo contuvo todo lo que pudo...

- aún podemos divertirnos juntos!, así yo también seré feliz, ¿que dices?
- trato hecho! – dijo Junsu riendo
- trato hecho! – Yoochun también rio

La risa se apagó al instante, al menos para Junsu...

- no Yoochun, aún sigo sintiendo que no está bien...
- ojalá, ojalá de verdad no estuviera bien, pero...

En ese momento quería decirle lo que sentía, debía decírselo...

- vamos...

Pero no se lo dijo y quizás se arrepentiría toda su vida...

Junsu lo miro, Yoochun tenía la mano extendida hacia él, acaso ese era el final?

- vamos...

Junsu tomo la mano de Yoochun y en el fondo, sin saberlo aún, deseo que él no lo soltara nunca...

</3 <---

Yoochun camino junto a Junsu, ambos hacia donde estaba Minho, este se levantó cuando los vio acercarse, en ese momento soltó la mano de Junsu y este se acercó a Minho, Yoochun solo les sonrió y dio media vuelta para irse y dejarlos solos...

En aquel momento las lágrimas empezaron a brotar y el solo siguió caminando, empezaba la despedida, pero siempre, siempre buscaría solo la felicidad de Junsu, porque cuando más eso es lo que se debe hacer...

Aunque mueras lentamente en el proceso...


16 jun. 2017

Camino al Amor ♥ Destino 03



Segunda Temporada (Capitulo 10)


Destino 03

“Cuando se ama”
(Primera Parte)

--->

Lo había seguido desde lejos, inclusive había pasado delante suyo, pero Junsu pareciera no haberlo visto, empezó a seguirlo hasta aquel convento donde daba clases y vivía. Cada segundo que paso detrás suyo fue demasiado doloroso, ya que podía ver en todas esas horas que no había sonreído ni una sola vez, el dolor lo había consumido...

Yoochun se sentó en la entrada del convento, sabía que Junsu tendría que pasar por ahí, después de cada clase entraba y se iba a la capilla...

El momento de aquel reencuentro no había sido como ambos habían esperado, quizás si Junsu se lanzara a sus brazos hubiera sido más como lo imaginaba, pero cuando Junsu camino hacia él y se levantó para ponerse en frente suyo, pudo ver lo que nunca hubiera pensado ver en el rostro del castaño, una sonrisa fingida, una mueca en los labios que se obligaba a mostrar y que Yoochun sabía que le dolía...

- hola...

Aquello fue tan frio...

- que sorpresa verte – dijo Junsu – que estás haciendo aquí?
- simplemente... – Yoochun debía modular su voz – quería ver dónde estabas, así que, como has estado?
- yo?... bien
- de verdad?
- claro, estoy muy bien...

Cuanta mentira y cuanto dolor...

- genial, y como está lo demás?
- lo demás... lo demás está muy bien

Yoochun pudo ver aquellos ojos hermosos brillar...

- sabes lo mucho que me estas lastimando Junsu...

Junsu dejo de sonreír...

- porque no pudiste decírmelo? – le reprocho Yoochun sin alzar la voz ni desesperarse – no podías al menos haberme llamado una vez?, recoge tus cosas y vámonos de aquí
- será mejor te vayas Yoochun...
- no, lo mejor es que no digas nada más y obedezcas, porque estoy muy enfadado, solo no hagas que me enoje más, ok?, recoge todo y vámonos...
- no Yoochun, voy a quedarme aquí, voy a vivir la vida que yo me cree...
- sabes que Junsu, mejor guárdate todos tus cuentos y toda esa filosofía tuya para ti solo, vas a venir conmigo ahora mismo!
- no puedes obligarme!
- claro que puedo!

Junsu lo miro furioso, justo antes de explotar y quiso irse, pero Yoochun cogió su brazo y ambos forcejearon...

- te vienes conmigo!
- maldita sea suéltame Yoochun!
- no lo voy hacer!
- te he dicho que me sueltes!

Siguieron forcejeando un poco más...

- escúchame bien...
- no tu escúchame! – le grito Junsu – quien te crees que eres?, ¿acaso quieres burlarte de mí?, ¿crees que solo porque estoy así, puedes hacer lo que quieras?!
- de verdad crees eso de mí? – Yoochun lo soltó – bueno, lo entiendo, no debo burlarme de ti, ahora podemos irnos?
- Yoochun...
- vamos?
- porque estás haciendo esto?
- no hace falta que te diga el porqué, ve por tus cosas y vámonos!
- no.… no me entiendes, no puedo dejar que hagas más cosas por mí, ya has hecho demasiado por mí, solo déjalo por favor...
- hacer cosas por ti?, ¿yo he hecho mucho por ti?

Aquello era muy lo contrario y Junsu no lo sabía...

- si hoy estoy vivo es gracias a ti, idiota!, ¡esta es la segunda vida que tú me regalaste!, sabes el éxito que tengo ahora?, ¡la compañía que antes estaba a punto de quebrar, ahora a esta mucha mejor posición que en los tiempos de mi padre!, he abierto nuevas sucursales y lanzado muchos productos, todo está perfecto y sé que lo que soy hoy es gracias a ti...

Yoochun le había contado la verdad, todo lo que había pasado y cuanto había influenciado en su vida, para bien...

- cada vez que tengo un problema solo pienso en ti, en como tú lo enfrentarías, pensaba, que haría Junsu en un momento como este?, y lo hacía... y ahora tu...

Yoochun vio que Junsu dejaba escapar unas cuantas lagrimas...

- podemos irnos ya? – le dijo Yoochun – o es que quieres que arme una escenita más?, puedo empezar con lo de “es mi vida”, “vete2, “déjame sola” y todo lo demás...

Junsu negó con la cabeza...

- espera un momento...

Junsu limpio sus lágrimas y entro al convento y Yoochun sabía que el volvería, lo sabía...

Pasaron unos minutos en los que Junsu pudo despedirse de las monjas y recoger sus cosas, Yoochun lo ayudo a subirlo todo a su auto, el aún no recuperaba su rostro de siempre, pero al menos ya estaba junto a el para ayudarlo...

Al llegar al hotel, los botones recogieron el equipaje y Junsu fue a su cuarto, Yoochun estaba con él, el primero estaba cenando. Sentado en la cama, Yoochun lo observaba desde el respaldar de la puerta, cuanto amaba a ese chico, como es que sentía ese amor así de grande, haría todo por el...

- como tu estas en este cuarto, yo pediré otra habitación – dijo Yoochun
- por qué? -  dijo Junsu. no hay necesidad, la habitación es demasiado grande...
- bueno...

Yoochun camino hasta donde estaba Junsu...

-  me quedare en el sillón, pero por cualquier cosa se karate...

Por primera vez Junsu rio...

- no te preocupes – dijo – no voy a hacerte nada...
- aunque quieras
- no voy a hacerlo
- aunque quieras no vas a poder

Ambos empezaron a reír recordando...

- lo recuerdas? – dijo Junsu
- menuda noche, el hotel decente...

Volvieron a reír...

- por cierto, déjame decirte algo, aquel día, el encargado pensaba que tú eras un chico de compañía
- qué?, ¿chico de compañía?
- y eso que iba a usar una palabra peor
- en serio?

Yoochun asintió medio riendo...

- recuerdas cuando te dije que me dejaras hablar, pero tu solo empezaste a parlotear
 - dios mío!

Junsu había empezado a reír y en un momento aquella sonrisa se estaba transformando en llanto...

- era así de idiota?, de verdad era tan idiota, por eso me está pasando todo esto, por eso... por eso termine así...

Junsu empezó a llorar...

- que es lo que hice... nunca pensé en lo que pasaría después, nunca le pregunte que pensaba – Junsu estaba hablando de Minho – solía llamarle todos los días, pero el no contesto nunca más...

Junsu se dejó llevar por el sollozo, aquel sollozo que no solo partía su corazón, sino también el de Yoochun, este se levantó furioso, enojado con Minho por no amar a Junsu y enojado con Junsu por aun seguir amando a ese idiota...

- te diré lo que vas a hacer ahora?

Yoochun se puso en frente suyo...

- saca a Minho de tu vida de una vez por todas, me entiendes?

Junsu solo lloraba...

- no importa cuánto más sigas llotrando, él no va a volver Junsu, no lo hará, porque si hubiera querido hacerlo, lo hubiera hecho desde hace mucho, ni siquiera piensa en ti, el sigue feliz con su vida...
- lo has visto?
- si
- que te dijo?

Yoochun se sentó a su lado frustrado...

- Junsu... el capítulo de Minho ha terminado, eso es lo único que hay que decir y es mejor que lo enfrentes de una vez, tienes que sacarlo de tu vida de la misma forma en la que te saco de la suya...

Yoochun se levantó...

- una foto!, ¡su foto!, quema su foto y sácalo de tu vida, dame su foto...
- no tengo...
- maldición!

En ese momento algo mejor se le ocurrió...

- tengo algo mucho mejor, vamos a llamarlo y lo insultamos!, ¡dile todo lo que quieras!
- Yoochun por favor...
- es infantil?

Junsu asintió y Yoochun empezó a buscar su celular...

- mucho mejor, es más genial, se infantil, insúltalo!, saco todo tu odio, ¡te vas a sentir mucho mejor!

Yoochun empezó a marcar mientras Junsu se lo impedía, pero no lo logro...

- está sonando, prepárate e insúltale todo lo que quieras, ok?
- Yoochun por favor no...
- aló?, ¿Minho?

Yoochun le dio el teléfono a Junsu y este no sabía qué hacer, negó con la cabeza intentando devolverle el celular...

- vamos! – le animaba Yoochun – dile todo!

Junsu respiro hondo y puso el teléfono en su oído, Yoochun aún seguía animándolo sin dejarse escuchar...

- aló? – dijo Junsu
- quien habla?
- Minho...

Al otro lado de la línea Minho había reconocido la voz de Junsu...

- Junsu?
- si...
- Yoochun está contigo?

Junsu le dijo que si mientras que el pelinegro le decía “insúltalo, vamos”, así que tomo valor...

- Minho yo solo quería decirte...
- dime Junsu...

“No pienses solo dilo” le decía Yoochun en voz baja...

- Junsu? – aquella era la voz de Minho al otro lado del teléfono
- cerdo!
- que?
- cerdo imbécil!

Junsu estaba soltando todo y Yoochun no dejaba de animarlo, “insúltalo más”

- Junsu?
- canalla!!

“Fantástico” ...

- hijo de un cerdo!, ¡que pensabas eh?, ¡que iba a sufrir toda mi vida por ti? – Junsu lo estaba dejando ir - ¡el que va a sufrir eres tú, estúpido!, ¡los gusanos te van a comer, y vas a tener una muerte peor que la de una cucaracha!  ¡Y después de morir vas a pudrirte en el infierno eternamente!! ¡Maldito estúpido!!, hijo de...!!!

Después de aquello Junsu colgó, recién después de muchos meses podía sentir nuevamente su respiración, ya no la sentía entrecortada, todo lo contrario, podía sonreír de verdad, podía tomar aire y sentir como su corazón ya no dolía...

- te sientes mejor?

Yoochun estaba allí a su lado, con una sonrisa enorme...

- si...
- yes!!

Junsu le dio el teléfono...

- de verdad me siento muy bien, gracias
- de nada...

En ese momento no lo pensó, solo se lanzó a sus brazos...

Junsu no lo pudo evitar salto encima de Yoochun y lo abrazo, este casi se cae y se agarró de la mesa, sin darse cuenta después de eso había puesto su mano en la cintura de Junsu, este había hundido su rostro en su cuello...

Este era un momento muy intimo

Yoochun tenía aferrado la cintura de Junsu muy posesivamente mientras que el aun sentía el olor de cuello y de su cabello, quizás podría haber pasado algo más, pero ambos despertaron del momento y se alejaron lentamente, por un segundo se quedaron mirando el uno al otro, pero Junsu rompió la conexión, se sentía confundido...

- sabes – dijo Yoochun – tengo mucha hambre!, ¿que habrán traído para comer?

Yoochun fue hacia la mesa rodante que había traído y empezó a esculcar todo...

- estaba pensando que antes de viajar a casa, podríamos pasear un poco – dijo Yoochun

Junsu aún se sentía avergonzado así que se sentó en la cama sin decir nada...

- porque estas tan callado?, ¡mírate por dios estas rojo como un tomate, no te preocupes mucho de las cosas, vamos a comer!, ¿qué tanto has pedido?, ¿en serio esto se puede comer? – dijo señalando los platos, Junsu solo lo miraba – podrías haber pedido queso fresco, pollo con papas fritas o sushi, al menos algo de menestras, quizás pan para ya no tener hambre, estaba pensando que después de comer podemos empezar a charlar, tengo tantas cosas que contarte, quieres? – le ofreció fruta, Junsu negó – desde que llegue a casa todo fue como una locura, nadie podía creer que había vuelto, aunque quizás deba empezar antes de eso, en la vuelta a casa me quede una posada, la señora de allí tenía dos hijos o eran dos hijas?, eran gemelas así que no recuerdo exactamente...

Yoochun se pasó toda la noche hablando, Junsu solo lo observaba, cada palabra que decía, la veces que se detenía solo para volver a empezar, aquello le era tan familiar...

¿Qué le estaba pasando?

¿Qué es lo que estaba sintiendo?

Acaso...

13 jun. 2017

Camino al Amor ♥ Destino 02


Segunda Temporada (Capitulo 09)



Destino 02

“Lo que paso con él”

--->

Aquellas palabras lo habían descolocado de tal manera...

- ¡¿Dónde está Junsu?!

Habían pasado 9 meses desde la última vez que lo viera, aquella vez cuando su camino juntos había terminado...

- ¡¿Dónde estás?!

Yoochun había llevado a los tíos de Junsu a una sala en la cual podrían conversar con más tranquilidad, justo en ese momento vio que Junha también estaba allí, nunca pudo ver el parecido del que tanto hablaba Junsu, ya que a diferencia suya Junha era una chica muy seria, aunque ahora tenía los ojos rojos, de seguro de tanto llorar...

- dinos donde estas!!, deja de mirar a la nada y habla!!!

Su tío menor era el que estaba más alterado, mientras que el tío mayor, al que Junsu llamaba papa, tenía la mirada fija al piso, al parecer temiendo lo peor...

- tráelo aquí!! – grito el tío menor
- señor escúcheme...

Por más que Yoochun quisiera hablar no lo dejaba...

- necesitamos hablar con él!
- él no está conmigo...
- deja de mentir, no te vamos a creer eso! “Nos conocimos en el tren, jamás nos habíamos visto antes” – esto último lo dijo imitando lo que Junsu le había dicho a KangIn – ¡KangIn nos contó todo!!, ¡nos contó que los vio juntos!!!, encima de eso Junha los vio escaparse ¡juntos!, aun si vas a negarlo, ¿crees que somos estúpidos?!
- se lo que está pensando, pero...
- ¡coge el teléfono y dile que venga!, ¡llámalo ahora!
- si deja que le explique...
- ¡nada!, ¡todo quedo explicado cuando lanzaste esos planes telefónicos con su nombre!, o es que ¡¿estoy mintiendo?!, ¡¿no lo anunciaste al mundo entero?!, ¡¿habla?!, lo que quieres es engañarme...

Yoochun sabía que no iba a poder hablar con el así, que giro hacia el padre de Junsu, quizás él podía escucharlo...

- señor si me escuchara...
- escúchame tu hijo... – aquello lo dijo con voz calmada sin gritar – todos sabemos que ambos se fugaron juntos de Busan y ahora me dices que no está contigo. Solo quiero escuchar la verdad, dímelo por favor, es que le paso algo malo, ¿está muerto?, solo dime te lo ruego, dímelo hijo...
- que está diciendo señor...
- es que no es posible que no sepamos nada de Junsu en 9 meses, son 9 meses y mi corazón me dice que algo le ha pasado, no puedo aguantar sin saber de mi hijo una hora más...
- nada le ha sucedido a Junsu, créame, él está bien...
- y como lo sabes? – le pregunto el tío
- lo sé, señor – dirigiéndose al papa de Junsu – él está bien, completamente bien, no le ha sucedido nada malo
- eso significa que está contigo? – le dijo el tío – ¿verdad?
- está contigo? – le pregunto el papa
- si – Yoochun mintió – está conmigo...
- ¿lo ves? – dijo el tío – entonces llámalo!, necesitamos hablar con el ahora!
- no está aquí en estos momentos...
- claro y tú crees que vamos a creer todo lo que nos digas!
- pues va a tener que creerme – ahora se dirigió al padre – señor, le prometo llevar a Junsu a casa...
- cuando?
- en 10 días...
- no claro que no! – dijo el tío – si piensas que vamos a irnos y...
- se lo prometo señor, llevare a Junsu a Busan en 10 días...

El padre de Junsu tomo sus manos y las apretó con gentileza...

- de acuerdo, esperare...
- hermano por favor, nos está mintiendo!
- diez días? – dijo mirando a Yoochun, creyendo es sus palabras
- si señor...

Yoochun se despidió de los familiares de Junsu y muchas cosas se le vinieron a la mente, la preocupación se agolpaba en su mente, preguntándose muchas cosas a la vez, tenía que viajar, tenía que ir a buscarlo...

En el camino a su oficina vio a Yunho parado en la puerta...

- que es lo que está pasando?

Yoochun n sabía que contestar, no le había contado la historia con Junsu...

- me lo vas a contar o tengo que leer tu mente...
- tengo que ir a Busan...
- que?
- te prometo que cuando vuelva te contare todo lo que paso, pero justo ahora no puedo perder tiempo...

Yoochun toco el hombro de su amigo y este le sonrió, después de eso dio media vuelta y partió...

<---

Volver a pasar por las calles de Busan era recordar cada paso que dio junto a Junsu, era inevitable añorarlo, pero justo ahora debía pensar solo en encontrarlo, pudo recordar la colina donde había dejado a Junsu, allí donde estaba la agencia turística de Minho...

Estaciono su auto y entro a lo que suponía era la oficina, una muchacha lo atendió y lo hizo pasar al despacho de Minho...

Al entrar este se levantó y le estrecho la mano...

- mucho gusto, mi nombre es Lee Minho...

Yoochun llevaba en su mano un regalo, parecía fuera de lugar, pero sintió la necesidad de darle un regalo a la pareja casada, porque suponía que, aunque le doliera Junsu y Minho ya estaban casados...

- aunque no nos conocemos, supongo que te han hablado de mí, soy Park Yoochun...
- Park Yoochun? ah Park Yoochun...

Minho lo reconoció, pero no por el motivo que Yoochun pensaba, sino que el apellido Park era muy conocido, sobre todo el, ya que era multimillonario...

- yo también he oído hablar de ti – dijo Yoochun – de la misma fuente por supuesto, este es un pequeño regalo para ti y tu familia...
- gracias...

Minho recibió el regalo...

- siéntese por favor
- gracias...
- entonces que lo trae por aquí...
- la verdad es que la familia de Junsu está muy preocupada, él dijo que volverían a su casa después de la boda y al parecer no lo hicieron – Yoochun trataba de sonar amable, aunque hablar le doliera
- quien dijo que?
- que?
- quien dijo que nos casaríamos?
- Junsu
- de que Junsu hablas?

Aquello fue como un baldazo de agua fría, muy fría...

- cuantos Junsu conoces?
-  no conozco a nadie con ese nombre...

En ese momento todo empezó a verse más claro, Yoochun recordó el último momento con Junsu y supo, aunque no lo sabía lo que había pasado...

- cómo pudiste hacerle eso?

Después de insistir Minho había aceptado que conocía a Junsu y le había contado todo lo que había pasado con él, Yoochun estaba furioso, quería golpearlo, pero sabía que no podía hacerlo...

- cómo pudiste hacerlo?
- no me quieras hacer sentir culpable, yo no le dije que se fugara de casa ok!
- pero, aun así, él lo hizo por ti!, ¡dejo todo su mundo detrás!, entonces por qué?!
-  porque está loco, tú lo conoces así que sabes lo infantil que es!, Junsu cree que vive en un mundo de sueños, que todo pasara solo porque así lo quiere.
- y tú te encargaste de mostrarle que ese mundo de sueños no existe, ¿verdad?
- mire señor Park, usted será un hombre muy rico y poderoso, pero este es mi problema y no creo que tenga que darle ninguna explicación!
- claro, que hay que explicar después de lo que hiciste, después de lo que le has hecho?, todo está muy claro...
- lo que no está claro es que estas haciendo tu aquí, Junsu jamás hablo de ti, pero aun así has venido de tan lejos a buscarlo, porque lo haces?...

Aquello sonaba con un tinte de celos y Minho no tenía a derecho a sentirlos...

- te podría decir que es lo que hay entre Junsu y yo Minho, pero estoy seguro que una persona tan rastrera como tú no lo entendería!
- que, como me llamaste?

Yoochun se levantó de su asiento...

- rastrero, malo...
- que he hecho de malo? – pregunto Minho levantándose también – hablas como si yo le hubiera pedido matrimonio y me hubiera aprovechado de él, jamás, en ningún momento le hable de matrimonio, era solo el quien alucinaba con eso, “Después de casarnos haremos esto, después de casarnos haremos lo otro, la casa, el balcón, la cocina, las cortinas” ...  le dije que volviera a su casa, se lo dije una y otra vez, inclusive cuando me llamaba por teléfono, pero ella nunca quiso escucharme, entonces me canse!, así que ya no me importa...
- Junsu no ha vuelto a su casa en todo este tiempo!!! – grito Yoochun furioso – han pasado 9 meses y nadie sabe de el!!, está solo en algún lugar!, ¡quién sabe como esta, donde esta y en qué situación se encuentra y solo porque tú lo rechazaste!!!, pero si eso a ti no te importa, mejor para él, ya que está siendo castigado por amar tanto a una persona como tú!, Lee Minho...

Yoochun quería golpearlo, pero sabía que no podía, le dio una última mirada y salió del despacho, Minho se quedó allí parado sin nada que decir...

--->

Yoochun camino hacia el sendero donde había dejado a Junsu y en ese momento volvió a ver cómo había sucedido todo. justo desde el momento en el que le había dicho adiós...

Podía verlo corriendo hacia Minho con esa sonrisa en su rostro, aquella sonrisa que podía cambiar el color negro a blanco, podía verlo acercarse a Minho con toda la añoranza y las ilusiones, podía ver como se echaba a sus brazos y como Minho lo detenía, podía escucharlo gritarle, decirle muchas cosas, podía ver el rostro de Junsu oscurecerse, podía ver a Minho gritarle una última vez e irse, podía ver los ojos de Junsu llenarse de lágrimas, podía verlo sentado en la banca llorando, podía ver que al otro día él había vuelto a buscar a Minho, pero nuevamente había recibido gritos de este, que lo había sacado de su oficina a empujones, podía verlo llorando de nuevo, también podía ver que la luz de sus ojos se estaba apagando, podía verlo vagar por la ciudad sin saber a dónde ir, podía ver como una monja lo había ayudado y lo había llevado con ella al convento donde vivían, la vida de Junsu se había reducido a vivir como un muerto, daba clases a niños de la escuela del convento y cuando terminaba ayudaba a las monjas, aun podía verlo llamar a Minho y como este le colgaba el teléfono...

Se había tomado 3 días, pero lo había encontrado, podía verlo justo ahora, podía ver la sombra del niño feliz que fue, podía ver en sus ojos que había visto la realidad y que esta la había golpeado de una manera que lo había roto...

Yoochun lo siguió paso a paso sin que este lo notara, queriendo correr hacia él, queriendo poder ir a abrazarlo y decirle cuanto lo amaba, pero sabía que no podía, pero aun podía hacer muchas cosas por el...

Y lo primero que haría, seria devolverle aquella sonrisa... No importa cuánto le costara...